Feria del Descubrimiento | Regreso de las Carabelas
324
page-template-default,page,page-id-324,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Regreso de las Carabelas

Ultimados los preparativos, el 3 de Agosto, después de celebrar la víspera de la Romería de Ntra. Sra. de los Milagros, la Santa María, la Pinta y la Niña partieron del Puerto de Palos, concretamente desde el muelle situado junto a la Fontanilla. Un desajuste del timón de la Pinta, junto a la necesidad de cambiar aparejos latinos por redondos, les llevaron a recalar en las Canarias. El 6 de septiembre, las tres naves zarparon de la Gomera rumbo al Oeste.

 

En los primeros días de Octubre, cuando el malestar, el cansancio y los deseos de regresar, que el cauto ligur preveía, comenzaon a cundir entre los tripulantes de la Santa María, las dotes de mando y la capacidad resolutiva de Martín Alonso quedaron expuestas al abordar esta situación, que Colón no supo atajar, restableciendo la disciplina en la armada y propiciando decisivamente la continuación del viaje, cuando estaban a escasas jornadas de tierra americana.

 

Después de muchas peripecias, donde los marinos palermos, y especialmente los hermanos Pinzón, demostraron sobradamente su valor y pericia como navegantes, el 12 de Octubre desembarcaron en la isla de Guanahaí, a la que llamaron San Salvador.

 

Hasta ese momento, las relaciones entre ambos líderes eran buenas. Circunstancia que acabará cuando, tras el Descubrimiento, el ya Almirante Colón se muestra excesivamente celoso de su gloria y privilegios. Así, al adelantarse el 21 de Noviembre Pinzón con la Pinta, separándose de las otras naves y llegando antes a la isla que buscaban, Colón no duda en hacer contra él las más graves e infundadas acusaciones.

 

El 24 de diciembre, la Santa María encalló y se hundió a la altura del actual cabo Haitien. Dos días después se fundó la fortaleza de La Navidad, primer asentamiento colonial en América. El 6 de enero de 1493, la Pinta se reunió con la Niña a la altura de Monte Christi (República Dominicana). Diez días más tarde, las dos naves iniciaron el viaje de regreso. Un temporal las separó, y tras una breve escalada en Santa María (Azores), la Niña fondeó en Rastelo, el puerto exterior de Lisboa.

 

El 9 de marzo, Colón visitó a Juan II en Val do Paraíso, y el 15 la Niña arribó a Palos, en cuyo puerto se le unió pocas horas después, a medio día, la Pinta, procedente de Baiona la Real, en Galicia, donde había llegado el 1 de marzo, por lo que fue este puerto amigo la primera ciudad en conocer la noticia del Descubrimiento de América y, también por eso, es actualmente la Primera Ciudad Hermana de Palos de la Frontera.

 

Martín Alonso Pinzón llegó a su villa natal gravemente enfermo. El cansancio por el terrible viaje de regreso, durante el cual sufrió una crisis de su mal de fiebres recurrentes, así como su disgusto por la enemistad que traía con el Almirante Colón, que le había decepcionado profundamente, le habían agotado.

 

Murió a los 15 ó 20 días de su regreso, enterrándosele en la Iglesia Monasterio de la Rábida, a los pies de la Virgen de los Milagros y con un hábito franciscano por sudario, según su voluntad.